teide

Canarias – Parques nacionales

Caldera de Taburiente

El parque nacional de Taburiente es el producto de grandes deslizamientos de la tierras a través de muchas erupciones volcánicas sucedidas a lo largo de los años. La geología del parque está conformada por un increíble circo de más de 8 km de diámetro con una forma de caldera de la que toma el nombre. Desde lo mas alto de las cumbres, como el Roque de los Muchachos o La Cumbrecita, hasta el fondo de la Caldera, el agua está siempre presente y se precipita en multitud de los arroyos y cascadas que nos encontramos en el camino, a lo largo de un desnivel que llega en ocasiones a los 2 Kilómetros. De sus impresionantes paisajes podemos destacar la presencia de una gran diversidad de diferentes especies animales y vegetales, muchas de las que sólo son exclusivas de los hábitats de este maravilloso archipiélago canario.

Garajonay

El parque de Garajonay destaca sobre todo por ser uno de los principales exponente de la laurisilva canaria, uno de los ecosistema provenientes de la Era Terciaria y que desapareció del continente como consecuencia de algunos de los cambios climáticos ocurridos en el Cuaternario. El precioso bosque de laurisilva del Garajonay, el cual concentra la mitad de la extensión arbórea madura de este tipo de vegetación de todo el archipiélago, en unas condiciones muy buenas de conservación.

Teide

Este maravilloso parque presenta, no solamente uno de los mayores espectáculos geológicos del mundo, con su conjunto de coladas, conos volcánicos de caprichosas formas y colores armónicos , también podemos observar que el Teide nos proporciona una extraordinaria biodiversidad formada por especies de invertebrados y un número amplio de endemismos vegetales.

teide-canarias

Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya es el único parque nacional de La Red Española de Parques Nacionales eminentemente geológico y representa una muestra del volcanismo reciente e histórico en la Región Macaronésica. Las erupciones volcánicas ocurridas entre 1730 y 1736, y en 1824, dieron lugar a numerosas estucturas geomorfológicas de elevado interés vulcanológico. La ausencia de un manto de vegetación, la extrema rugosidad de las formas y la variedad de colores presentes, rojos, pardos, ocres, negros y naranjas, junto a la silueta de los volcanes y la abrupta costa confieren al parque una extraordinaria belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *